---
 
 

 


¡A lucir pies!

Los pies son una de las zonas del cuerpo que a menudo no tenemos en consideración, mantenerlos bonitos y cuidados no requiere tanto tiempo como nos pensamos.
Los tacones altos, las plataformas, cuñas, sandalias que oprimen y nuestro descuido hacen que nuestros pies no estén cuidados cómo necesitan. Esto a la larga se puede convertir en un problema. Para que eso no ocurra no uses a diario zapatos que hagan daño, ves intercalando los zapatos de tacón, con los zapatos planos (mocasines, manoletinas, chanclas, sandalias planas…) y cada quince días embellécelos para que luzcan cuidados y bonitos.
Para ello necesitas quitaesmalte, quitacutícula, cortauñas, limas de esmeril, alicate cortapieles, almohadillas, separadedos o algodón, piedra pómez, lima anticallosidades, palito de naranjo, crema hidratante, pulidor, y esmalte de uñas.

En primer lugar tienes que retirar el esmalte si llevas las uñas pintadas. Con un algodón impregnado en quitaesmalte retira el pintauñas desde el interior de la uña hacia fuera. Después debes meter los pies en agua tibia con sal o limón para reblandecer las callosidades, las uñas y las pieles muertes y así facilitar el trabajo posterior. 

El segundo paso es después de unos 15 minutos con los pies en remojo debes secarlos cuidadosamente, poniendo especial énfasis en los dedos, para evitar la aparición de hongos.
A continuación, cortamos las uñas con mucho cuidado con el cortauñas. Estas deben quedar cortadas de forma horizontal para evitar que se claven en los dedos los laterales de las uñas. Después de haberlas cortado, las limamos primero con la parte más áspera de la lima manteniendo la forma horizontal y sin limar las esquinitas laterales para evitar que se encarnen en el dedo. Después utilizamos la lima por su parte más finita para suavizar.
Seguidamente, utilizaremos la piedra pómez para suavizar las callosidades por todo el pie, siempre en movimiento circular, ejerciendo un poquito de presión. Con el palito de naranjo limpiaremos los laterales y la parte superior de la uña, llegados a este punto empujaremos un poquito hacia atrás la cutícula, para dejar la uña más limpia y bonita.

A continuación, si tienes pielecitas o al retirar la cutícula te queda mucho sobrante, puedes utilizar el alicate especial para cortarlas con sumo cuidado, en este paso hay que tener mucha paciencia, piensa que un corte en el pie es el doble de molesto e incomodo que en las manos y que los pies debido al calzado, piscinas y demás en verano está expuesto a numerosas infecciones que se pueden potenciar si tienes una herida.
Acabado todo lo anterior, hay que realizar un masaje en cada pie con crema para pies (si no tienes por casa con una hidratante bastará). El masaje reactivará la circulación de tus pies y te hará sentirte muy relajada. También puedes ponerte la hidratante para dormir y dejar que actúe toda la noche, así conseguirás máxima hidratación.

Por último, coloca algodones entre los dedos, una esponja especial separadora de dedos (las venden en muchas perfumerías y te servirán cada vez que te pintes las uñas de los pies) o una servilleta de papel de cocina entrelazada en los dedos (uno por arriba, otro por abajo). Recuerda que el esmalte lo debes aplicar desde arriba hacia abajo. Para que te dure más puedes comprar un spray que ayuda a fijar el esmalte y seca más rápido, sino puedes darte encima del esmalte una capa de brillo transparente.
Ya estás prepara para lucir unos pies perfectos en cualquier ocasión y a cualquier hora del día, por muy poco dinero y en muy poco tiempo.

 

 

Hogalis.com