---
 
 

 


DESPUÉS DE UNA BARBACOA

El placer de hacer una barbacoa siempre termina en el desagradable momento en que debemos limpiar el fondo de la misma, donde los restos de cenizas y grasa mesclados se resisten a salir fácilmente.
La solución para esto es, antes de comenzar, colocar sobre el fondo papel de aluminio con lo cual retirar los restos de ceniza será una tarea muy simple. Pero además deberemos limpiar la parrilla sobre la cual hemos asado la carne, y esto puede hacerse fácilmente frotando con sal gruesa y papel resistente como el de periódico antes que el metal se enfríe.
Muchas personas prefieren dejar la parilla cubierta de grasa para que ésta proteja el metal de la oxidación. De ser así, la próxima vez que la usemos sólo deberemos esperar que se caliente unos minutos y frotarla con papel de peródico y estará lista para su uso.
Cuando ase carne de pescado y quiera eliminar el persistente olor de la parrilla sólo deberá frotar con papel de periódico impregnado en vinagre o limón.

 

 

 

 

Hogalis.com