---
 
 

 


CRISTALES BRILLANTES

Para la limpieza de cristales y espejos, añade al agua un poco de vinagre blanco. Además de desengrasar, les da brillo.

La limpieza con papel de periódico, también da un resultado sorprendente.

Otro interesante truco para limpiar los cristales, es frotando con un paño seco, impregnado de ceniza de tabaco. La ceniza de tabaco ejerce una acción similar al pulimento. Incluso puedes utilizar esta técnica para limpiar tus gafas, sin miedo a que se rayen (eso sí, comprueba que entre la ceniza no haya restos de cerillas, o de cualquier otra sustancia sólida que pueda rayar la superficie del cristal).

 

 

 

Hogalis.com